viernes, 31 de julio de 2020

¿CASTUERA EN LAS AULAS?

    Esta entrada de nuestro blog lleva el título del programa de radio emitido el 13 de julio de 2020 desde Madrid por la Radio de la Federación de la Comunidad de Madrid de Asociaciones de Padres y Madres del Alumnado, Francisco Giner de los Ríos (F.A.P.A.).

    El pasado 13 de julio contactaron con AMECADEC para tratar en el Programa "Somos Escuela", las perspectivas educativas del Campo de Concentración de Castuera, Bien de Interés Cultural con la categoría de Sitio Histórico. El programa formaba parte del denominado Tema de la Semana que lleva por título "Diálogos sobre nuestra historia reciente II". Una interesante iniciativa, que en este caso, aunaba historia, memoria y su transmisión mediante herramientas educativas.

    En el programa, dirigido por Juan Cruz, aparte de Guillermo León, representando a AMECADEC, intervinieron Emilio Silva (Asociación para la Recuperación de la Memoria Histórica), Mari Carmen Morillas y Mar López, por parte de FAPA, David Fernández, profesor de secundaria y autor del libro Memoria y viñetas, y los estudiantes Silvia Rodríguez y Miguel Ángel Navarro. Estos dos últimos hicieron preguntas, desde la perspectiva del alumnado, al representante de AMECADEC, quien explicó la importancia histórica, memorial y simbólica del espacio que ocupó el Campo de Concentración de Castuera. También contó que la Asociación dispone de una Unidad Didáctica para Enseñanza Secundaria, que se envió en su momento a todos los centros de Enseñanza Secundaria de Extremadura, y mediante la cual se transmite el alumnado el contexto histórico y el significado memorial del Campo de concentración.

    Asimismo, les acercó la realidad educativa del espacio, subrayando que cada vez son más las visitas guiadas, tanto de alumnos como de personas interesadas, y cada vez son más frecuentes las actividades educativas que tienen como eje la memoria de las víctimas del franquismo y del Campo de concentración de Castuera.

    En definitiva, un programa de radio, protagonizado por estudiantes de secundaria, donde se puso el acento en la importancia del espacio que ocupó el Campo de Concentración de Castuera como plataforma desde la que poner en marcha diferentes iniciativas educativas. 

Dejamos el enlace al Programa: 

sábado, 6 de junio de 2020

REPORTAJE SOBRE EL CAMPO DE CONCENTRACIÓN DE CASTUERA


El escritor alemán W. G. Sebald inicia  su inclasificable y a la vez bello libro "Los emigrados" con la cita "Queda el recuerdo, no lo destruyáis", toda una declaración de intenciones sobre la importancia de la memoria y la obligación de preservarla, realizada por un autor que hizo de la reflexión sobre la memoria personal y colectiva el objeto, en gran medida, de su producción literaria. Pero esta memoria si no se da a conocer difícilmente formará parte de visiones compartidas (o debatidas) sobre el pasado, el presente... y el futuro.

Dos vectores fundamentales para dar a conocer esa memoria son la educación y la divulgación. De ahí la importancia del último reportaje publicado sobre el Campo de Concentración de Castuera, que ha aunado educación y divulgación, toda vez que, por un lado, ha sido elaborado por estudiantes de enseñanza secundaria, que han aprendido, no solo a trabajar en equipo y construir una investigación periodística, sino también acontecimientos apenas conocidos, o directamente desconocidos, sobre la historia reciente de su tierra y su país; y, por otro lado, se ha difundido a través de un medio de comunicación, que ha facilitado dar a conocer a otros colectivos el significado memorial del Campo de concentración.

El reportaje se puede ver en este enlace:


Este reportaje se ha realizado en el marco de un concurso. El periódico HOY viene desde hace años organizando un concurso escolar de periodismo. Este año se ha celebrado la decimoséptima edición y han participado 163  equipos de reporteros. El concurso contempla premios en varias categorías, siendo una de ellas el Reportaje.


Precisamente el Premio al Mejor Reportaje ha recaído en "Confinados: abril 1939-marzo 1940. De Auschwitz a Guantánamo, pasando por Castuera", realizado por el equipo Romaní Reporters, pertenecientes al Instituto de Enseñanza Secundaria Emerita Augusta (Mérida) y apoyado en el concurso por su profesora Beatriz Jiménez.

El reconocimiento y la entrega del premio puede verse en este enlace:


Este premio ha mostrado el buen hacer de este equipo de jóvenes reporteros y la importancia que para la memoria colectiva de este país tiene el espacio que ocupó el Campo de concentración de prisioneros de Castuera. 

domingo, 26 de abril de 2020

APLAZAMIENTO ACTOS XVI HOMENAJE A VÍCTIMAS DEL CAMPO DE CONCENTRACIÓN





Las extraordinarias circunstancias en las que nos encontramos han provocado que se cancelen cientos de eventos de todo tipo, incluso que la economía se detenga y que en general todos hagamos un esfuerzo quedándonos en nuestras casas. Esta primavera de 2020 no habrá Homenaje a las Víctimas del franquismo en Castuera, por tanto ni se producirá la visita al Memorial en el Cementerio, ni la Marcha a los terrenos donde estuvo funcionando el Campo de concentración. La Asociación ya tenía todo preparado para que los actos de Homenajes se celebraran precisamente este fin de semana de 25 y 26 de abril y donde se había incluido un apartado muy especial a los prisioneros de la zona Levantina, conocidos tanto por prisioneros como por guardianes, como “los valencianos”.

Desde AMECADEC esperamos poder organizar el XVI Homenaje en el otoño de 2020.

Hasta entonces os dejamos testimonio gráfico recordando el Homenaje del año pasado.




Homenajea ante el Memorial a las víctimas del franquismo. Abril de 2019

Homenaje a las víctimas en la explanada donde estuvo el Campo de Concentración de Castuera. Abril de 2019

miércoles, 22 de abril de 2020

EN EL OCHENTA ANIVERSARIO DE LA CLAUSURA DEL CAMPO DE CONCENTRACIÓN DE CASTUERA (1940-2020)



Este texto está dedicado a Carolina Sayabera, fallecida recientemente, víctima de la represión franquista, cuyo entereza fue y será ejemplo para las personas que luchamos por la memoria de las víctimas de la dictadura.

Entre finales de marzo y primeros de abril de 1940 era definitivamente clausurado el Campo de Concentración de Prisioneros de Castuera. Un campo de Concentración franquista que comenzó a funcionar apenas acabada la guerra civil. No es difícil imaginar aquellos primeros días de una dura, durísima primavera para los vencidos (marcada por la desolación y el hambre, como el año anterior y los inmediatamente posteriores), la evacuación de los presos que aún restaban en la Prisión Central a otros presidios, así como el desmantelamiento progresivo de los barracones de madera, techados con uralita, y el perímetro alambrado del recinto, donde tantos y tantos presos habían sufrido una de las formas más brutales de represión política: el confinamiento en un recinto alambrado, subalimentados, desastrados y despojados prácticamente de identidad, a merced de una violencia física que transitaba desde la paliza caprichosa a la “desaparición”, que desembocaba sistemáticamente en el asesinato y la fosa clandestina.

Fotografía del vuelo americano. Años 50


Y si continuamos imaginando, una vez clausurado, y cuando los últimos obreros, quizá presos del mismo Campo, se hubieron marchado, quedó una gran explanada, concretamente setenta y dos mil metros cuadrados, posiblemente convertida en un barrizal por las lluvias primaverales, pero donde se observarían perfectamente en un terreno apisonado por el hacinamiento de miles de personas, tanto la traza de las calles con su irregular empedrado, como la peana de cemento donde un día se asentó la cruz. También se verían los lavaderos, y presidiendo el espacio, ominosamente, la bocamina de La Gamonita.

Bocamina de La Gamonita, en los aledaños del Campo de Concentración


Pasados los años, al espacio se lo tragó el olvido y la memoria entró en estado de “hibernación”, sin rebasar los más estrictos círculos íntimos de las personas que habían sufrido tan terrible experiencia. Y la memoria “hibernó” porque en contextos hostiles, como el de la dictadura de Franco, esa memoria no se manifiesta pero late. Late en los entornos familiares, late en el exilio, late en los más estrechos círculos de camaradería…

Y pasan las décadas, ya bien entrada la democracia, y esa memoria, salvo algunas excepciones (los textos de Justo Vila que subrayan la barbarie de la dictadura y la existencia de ese Campo de Concentración), continúa en la esfera privada. Un olvido al que tampoco ayuda la falta de conocimiento sobre ese espacio, por lo que, y dada la escasa documentación existente sobre el mismo, se comenzará a recoger testimonios de prisioneros del Campo, para construir un tan necesario como arduo relato historiográfico. Unos testimonios que no solo aportan información para la historia sino que, primordialmente, aportan lecciones de sufrimiento y dignidad.

Portada de  libro de Justo Vila cuya primera edición es de mayo de 1983 y donde se menciona el Campo de Concentración de Castuera como lugar de represión franquista de postguerra en Extremadura


Y una vez conocido de primera mano el sufrimiento, y el silencio impuesto durante décadas, la sociedad civil, ya en este siglo, organizará esa memoria y la traerá al espacio público. Una presencia en el espacio público que no solo reconfortará a las víctimas del franquismo y sus familiares, sino que también trazará una gruesa línea entre coraje cívico e indiferencia, entre democracia y dictadura y, en definitiva, entre justicia y olvido.

Un Homenaje a las víctimas del franquismo en el Campo de Concentración de Castuera


Ahora, cuando han pasado ochenta años desde que se clausuró el Campo, cuando ya prácticamente casi todas las personas que vivieron aquella época han fallecido, resta una dura y grave tarea a la sociedad civil y a nuestras instituciones democráticas: en primer lugar la asunción por parte del Estado Español de la aplicación de los más elementales Derechos Humanos para las Víctimas del Franquismo, empezando por la judicialización de los asesinatos y las fosas clandestinas del franquismo. Y en segundo lugar, la preservación de la memoria de tantas y tantas víctimas del franquismo, porque esto no es cuestión partidista y supone un paso insoslayable en la construcción de nuestra democracia, ya que ésta hay que ir ganándola día a día.

lunes, 28 de octubre de 2019

I JORNADAS DE MEMORIA HISTÓRICA EN ZALAMEA DE LA SERENA

     El sábado 2 de noviembre de 2019 se celebrarán las I JORNADAS DE MEMORIA HISTÓRICA DE ZALAMEA DE LA SERENA organizadas por la Asociación Quercus Ilex. 

     La Jornada se iniciará con la proyección del premiado documental "El silencio de otros" y concluirá con una charla impartida por socios de AMECADEC que hablarán sobre la Historia y la Memoria del Campo de Concentración de Castuera.

     La Jornada tendrá lugar en el Centro Cultural de Zalamea de la Serena y comenzará a las 17:00 horas.

     
     Dejamos el cartel




viernes, 17 de mayo de 2019

EL CAMPO DE CONCENTRACIÓN DE CASTUERA EN EL ÚLTIMO NÚMERO DE O PELOURINHO

     La revista transfronteriza O Peolurinho, dirigida por Moisés Cayetano, dedica su último número (23) a las victimas y lugares de represión en las Dictaduras Ibéricas. El director, que una vez más muestra una especial sensibilidad hacia la memoria de las víctimas y la necesidad de dar cabida a esta cuestión en publicaciones científicas, ha conseguido armar un interesante y necesario número donde se integran textos firmados por autores de los dos lados de la frontera luso-española.

     El número cuenta con un artículo sobre el Campo de Concentración de Castuera titulado "El Campo de concentración de Castuera. Apuntes históricos y memoria de una política sin memoria", donde se hace un recorrido sobre su historia y se reflexiona sobre los usos de la memoria de este singular y único "lugar de memoria".

     Dejamos el enlace al blog de Moisés Cayetano donde anuncia la inminente publicación del número en papel, una reseña de los artículos que lo conforman y aloja los contenidos en formato electrónico:


miércoles, 17 de abril de 2019

MEMORIA Y MÁS MEMORIA (Y II)


   Los actos del XV Homenaje a las víctimas del Campo de Concentración continuaron el domingo 7 de abril. La mañana del domingo se organizó la Marcha al Campo de Concentración. A pesar de una climatología adversa que obligó a recurrir a chubasqueros y paraguas, casi dos centenares de personas recorrieron, a la inversa, la senda que transitaban los prisioneros del Campo de concentración para declarar ante los tribunales franquistas en la localidad de la Castuera.

     Durante el trayecto, en un tramo por el centro de la localidad, se vivió un incidente sorprendente: no se habían cortado la calle al tráfico por las autoridades competentes, como se ha venido haciendo todos estos años, aunque AMECADEC contaba con todos los permisos necesarios para celebrar la manifestación. Aparte de presentar la queja pertinente ante el organismo competente de que ese tramo de calzada fuese cortado al tráfico, la Asociación quiere denunciar públicamente un hecho que no solo interrumpió la manifestación, sino que puso en riesgo la integridad de las personas que participaban en la misma.

Asistentes a la Marcha enfilando el Camino de tierra hacia el Campo de Concentración


     El acto final  de la Marcha tuvo lugar, como viene siendo habitual, en el Campo de Concentración, en el espacio donde se ubicaba la plaza del recinto alambrado. 

Participantes en la Marcha concentrándose en las inmediaciones de la peana de cemento que vertebraba los espacios del Campo de Concentración



     El acto de homenaje se secuenció del siguiente modo:

    Al compás del himno de la II República, se procedió al izado de la bandera republicana sobre un mástil hincado en la peana donde estuvo la cruz cristiana en la época en que estuvo funcionando el Campo de Concentración.



Un momento del Homenaje inmediatamente posterior al izado de la bandera de la República

     Ofrenda floral de todos los asistentes depositando claveles en la peana de cemento, a los pies de la bandera republicana.

     Intervención del Presidente de AMECADEC leyendo el Manifiesto de AMECADEC reclamando verdad, justicia y reparación para las víctimas del franquismo.

     Apertura del micrófono para intervenciones de los asistentes estrictamente ceñidas al recuerdo y la memoria de las víctimas del franquismo e interpretación de canciones.

   Desde AMECADEC queremos dar las gracias a todas las personas y organizaciones que han participado en este XV Homenaje a las víctimas el Campo de Concentración. Entre todos y todas hemos hecho posible este nuevo Homenaje. Un Homenaje que se realiza desde y para la sociedad civil.

Verdad, Justicia y Reparación para las Víctimas del franquismo. 
Y trabajemos todos, en la medida de nuestras posibilidades, por las Garantías de no repetición